Durante  la segunda guerra mundial, Alemania era uno de los países abanderados en la aviación y ésta constituía un arma estratégica en los ataques a los enemigos. Los ingenieros militares alemanes descubrieron entonces que una solución lubricante a base de Bisulfuro de Molibdeno proporcionaba a las piezas metálicas de los motores una protección extrema mediante la adherencia natural que dicha sustancia tenia sobre las superficies metálicas. (Recordemos que MOLY-VEN  es diamagnético, se adhiere como un imán)

Como consecuencia de la aplicación de este antifriccionante a los lubricantes que utilizaban en sus aviones, se formaba una película sólida lubricante tan resistente que al ser impactados en combate los motores y perder el lubricante hidrodinámico, se evitaba que estos se fundieran, y el piloto alcanzaba a aterrizar su aeronave fuera del campo enemigo.

 

Desde entonces esta tecnología continúa mostrando su alta eficiencia en todo el mundo. Así nace la tecnología MOLY-VEN como una marca que ofrece al mercado internacional productos antifriccionantes de alta calidad.